Escritora de Las Higueras lanzó un adelanto de lo que será su primer libro

Raquel López, escritora de la localidad de Las Higueras y Secretaria de la Asociación Civil Biblioteca Popular Luis Alberto Spinetta, lanzará próximamente su primer libro, en el que la temática esta plasmada en aquellos sentimientos que generan en la autora mujeres, a las que define de la siguiente manera en un blog que anticipa el contenido del libro.

La escritora ezpresa :»Las protagonistas de estas mínimas son las mujeres que hay en mí. Hermosas, inteligentes, luchadoras, divertidas, estudiosas, amas de casa, artistas. Tan iguales en nuestras diferencias nos hace ricas, únicas. En cada una de estas mujeres sucede el prodigio del crecimiento personal. Todas ellas merecen mi sororidad, sea cual sea su pensamiento, creencia y modo de vida.»

Raquel dejó además los siguientes adelantos.

Castañuelas
Cuando bajó del barco no tenía ojos para la tierra prometida: el mar le había tragado dos hijos y los sueños. Después, la selva y el río; la ruta   hasta el sitio al que llamó hogar; allí   se renovó la vida, creció el trigo y hubo flores y limoneros. Dice mi padre que la abuela Isabel tenía carácter fuerte y ojos grandes, que nunca se quitaba la mantilla de los   hombros y que a la tardecita revolvía en el bolsillo de delantal; sacaba las castañuelas y en la silenciosa pampa sonaban   jotas y contradanzas.


Alicia Moreau de Justo
Alicia encabeza la marcha de las escobas cuando el siglo del viento comienza a nacer. Ella es la ráfaga constante que luchará contra molinos de prejuicios e ignorancia, abrazando la causa de todas. A la vanguardia de las leyes, enérgica y pura convicción, sopló el aire de un cambio que jamás sería detenido. Quedaron sus libros, el camino marcado y una placa de bronce que anuncia a la primera médica que cuidó a las prostitutas, las pobres, las desamparadas.


Acrobacias
Ella es una trapecista sin recaudos: debajo de su cielo no hay red. Entre volteretas, a veces queda suspendida en el aire; entonces   se toma de los laterales para no caer. Otras veces se balancea sin pies ni manos, apoyando sólo el corazón. Cuando la caída es inevitable y el golpe rotundo, se levanta despacio. Aferrada a un arnés invisible, manotea en todas direcciones. Uno cree que no volverá a verla por lo alto. Y vuelve, y en el nuevo comienzo, intenta aferrarse juntando las fuerzas que le quedan. Antes se frota las manos en una mezcla de talco y amor. 

Para acceder al blog de Narrasur Gran Río Cuarto les dejamos el siguiente link de acceso.

https://narrasurgranriocuarto.blogspot.com/2020/04/ellas-en-mi.html

Deja una respuesta

Envianos un WhatsApp
Escanea el código