Argentina encabeza el ranking de los estados que mas apoyan a trabajadores en pandemia

Un estudio internacional relevó el peso de la ayuda otorgada por los distintos gobiernos del mundo. Detrás de Argentina están Austria, Suecia, Francia y España.

En medio de una pandemia mundial que arrasó con las economías del mundo, Argentina encabeza el ranking de países que más asistió a sus trabajadores en lo que va de la pandemia. Un estudio internacional relevó el peso de la ayuda otorgada por los distintos gobiernos del mundo.

El primer análisis global de apoyo legal para los trabajadores clasificó 181 respuestas gubernamentales a la pandemia, con Argentina encabezando el ranking en cuanto al apoyo otorgado a los trabajadores durante la pandemia. Cabe resaltar que poco más de la mitad de los gobiernos estudiados reconocen al COVID-19 como una enfermedad ocupacional a través de un proceso regulatorio formal.

https://www.uniglobalunion.org/es/news/el-primer-analisis-global-de-apoyo-legal-para-los-trabajadores-clasifica-181-respuestas

Un nuevo estudio global de UNI Global Union y la Confederación Sindical Internacional (CSI) encontró que el 98 por ciento de los trabajadores del mundo no reciben el subsidio de enfermedad, el reemplazo de salario y los beneficios sociales que necesitan para soportar los impactos del COVID-19.

El informe, «COVID-19: Una enfermedad ocupacional: donde los trabajadores de primera línea están mejor protegidos», analizó y clasificó los niveles de compensación laboral, programas de seguridad social y sistemas de salud pública en 181 jurisdicciones nacionales y regionales. Esto incluyó 124 países, así como 37 estados de Estados Unidos, 13 provincias y territorios canadienses y siete estados australianos. Los cinco primeros países del informe fueron Argentina, seguido de Austria, Suecia, Francia y España.

Las diez jurisdicciones mejor calificadas en el estudio, que incluyeron Argentina, Massachusetts, New Hampshire y Nueva Jersey, brindaron el mejor apoyo para los trabajadores afectados por COVID-19. Sin embargo, estas jurisdicciones representan solo el 2 por ciento de la población activa mundial, lo que deja a la gran mayoría de los trabajadores con provisiones y beneficios limitados si se ven afectados por el virus.

Un poco más de la mitad (98 jurisdicciones) reconocen el COVID-19 como una enfermedad ocupacional a través de un proceso regulatorio formal, que permite a las personas que contrajeron el coronavirus en el trabajo acceder a protecciones y derechos sociales, como el subsidio de enfermedad, la atención médica y el reemplazo de salario que de lo contrario les sería negado. Este reconocimiento es particularmente importante para los trabajadores que sufren de COVID prolongado y otras complicaciones persistentes por la enfermedad.

Sin embargo, incluso cuando se reconoce que COVID-19 es una enfermedad ocupacional, los gobiernos a menudo niegan injustamente los beneficios porque los trabajadores no pueden demostrar que contrajeron el virus en el trabajo. Para remediar este problema, algunas jurisdicciones (6 por ciento de las examinadas) han adoptado presuntas leyes o políticas, lo que significa suponer que la enfermedad se contrajo en el trabajo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *